Simplemente diálogos, que van tomando forma (de alguna forma) y terminan donde tienen que llegar. Diálogos con vida propia, que a veces corren, a veces se detienen a pensar, y a veces disparan balas y verdades. Radiografía de un mundo igual, pero visto de distinta manera.

lunes, 5 de abril de 2010

Dialogo sobre los sentimientos (extensamente necesario), y poderes sobrenaturales de leer la mente que no llaman tanto la atención.





X: que carucha tenemos hoy, e?
A: aja…
X: che, usualmente el cínico acá soy yo… que paso con tu alegría de vivir, siempre a flor de piel, siempre explosiva.
A: estaba pensando….
X: mmm… (no hay buenos antecedentes sobre eso…)
A: …sobre los sentimientos, no?
X: mira vos!, estas muy pensativo estos días, estas cursando filosofía en la facultad?
A: no no… por?
X: porque esas preguntas… no salen por que si, menos de un administrador de empresas, disculpa el prejuicio.
A: todo bien, la verdad que es raro, me pasa últimamente cuestionarme cosas en las que nunca me había frenado a pensar.
X: eso es bueno (mierda… creo que los mayas tenían razón, estas son señales de que en 2012 explotamos todos, y creo que viene enserio la cosa….)
A: en fin, pensaba en los sentimientos, si tan solo pudiese controlarlos…
X: interesante punto, lamento desilusionarte igual al decirte que no sos el pionero en esa idea, pero es un buen cuestionamiento.
A: vos pensaste alguna vez en eso?
X: constantemente, pero…
A: pero qué? A que llegaste?
X: podría decirte que a nada… o a su vez, al sentido mismo.
A: me explicas? Siempre sos tan ambiguo?
X: antes me interesaría saber cómo llegaste a eso…
A: en verdad vengo acumulando sentimientos de distinto tipo y creo que la pregunta nace por, justamente, resultado de la acumulación.
X: ejemplos?
A: tristeza en peleas, breve tiempo de felicidad en cosas lindas, desesperación, perplejidad…
X: perplejidad, que palabra…
A: si, la busque en el diccionario (sonrisa)
X: y llegaste a alguna conclusión, pensando sobre eso?
A: la verdad que conclusión no, pero, caí en la cuenta de que me gustaría aprender a controlarlos.
X: no creo que se pueda.
A: probaste?
X: infinidad de veces….
A: y nunca llegaste a poder dominarlos?
X: no soy mejor exponente sobre la voluntad dentro de la raza humana (lo digo por si algún ovni quiere raptarme y usarme específicamente para esas pruebas… no se gasten muchachos, no sirvo para eso)
A: creo que casi pude leer tu pensamiento recién
X: enserio??? Estaremos llegando a cierto tipo de telepatía?? (que podría ayudarnos en la tarea del dominio mundial?)
A: creo que si… estabas pensando en votar a de Narvaez de casualidad?
X: ……………………………………………………………………………………(la prolongación de los puntos es proporcional a la ira que podría traducirse en un tiro de 22 dirigido a la rodilla del otro interlocutor en el caso de contar con dicha arma, y a la que posteriormente el ejecutante del balazo no sentiría ni el más mínimo grado de culpa por el acto que acabase de cometer)
A: perdón… tengo que pulirlo mas, seguí que me interesa lo que estás diciendo.
X: para mí los sentimientos son como chicos. Simplemente eso, pequeños hijitos. Se portan como se portan, ni bien ni mal, son ellos, dentro de un juego que es tratar de entender la razón pero aprendiéndola desde el instinto, de la capacidad de aprendizaje con la que cuenta el instinto humano más específicamente.
A: …….no entiendo, los chicos se portan o bien o mal.
X: no, los chicos son chicos, y hacen la suya, nosotros les damos ordenes, y si no hacen lo que nosotros queremos entonces decimos que se portaron mal, ahora si se portan como queremos son unos genios y decimos que se portan re bien (y nos ponemos orgullosos y se lo comentamos a todo el mundo, para que nos envidien), ahora que lo pienso… nuestro ego nos posiciona en el Bien mismo, en el sol alegórico de Platón. Dios, que egocéntricos podemos llegar a ser. De todas formas, lo que decimos que es “lo bueno” no lo inventamos nosotros, lo copiamos de la sociedad, o está nos lo infiltra hasta por debajo de la piel.
A: pero si un chico se porta mal… se porta mal!
X: si un chico se saca un moco con los dedos, no es portarse mal, es que esta alivianando una molestia con los recursos que tiene, pero nosotros hasta podemos llegar a castigarlo porque alguien o la sociedad dice que eso “no se hace”.
A: pero si rompe un plato?
X. el chico va a buscar límites siempre (pero para intentar romperlos, traspasarlos y generar nuevos límites y desafíos….por suerte), es su forma de ver el mundo, de dominar su mundo, por suerte rompe platos, por suerte desobedece a veces, sino seria un sumiso. Terminaría siendo una máquina de hacer depende lo que quieran los demás.
A: si, puede ser…
X: pero nos vamos de mambo, eso puede ser más para una charla de libertad, de amor propio, de trascendencia. Lo que tiene que ver con los sentimientos tiene algo de eso, pero a su vez va para otro lado, el ejemplo del chico va de modo introductorio.
A: o sea, fue al pedo?
X: no,… o si…. pero con algo tengo que rellenar el post.
A: ok, continua.
X: el punto es que son caprichosos o al menos nosotros los llamamos así, los categorizamos de esa forma (si sigo hablándole así, lo voy a convencer de que puede volar y se va a tirar de un 6to piso, está viendo fijo, ahí, tan compenetrado que me da miedo, no él, sino mi pequeño factor de poder… tengo que controlarlo)
A: hasta ahí vamos bien…
X: (dios.. pero sería tentador… no! No! Es mi amigo, no puedo convencerlo de tirarse… aunque sería interesante y divertid… no no!!!) no sé de donde surgen los sentimientos, de que órgano, si del corazón o de la cabeza, si de las bolas o de los pies. La cosa es que están.
A: no me decís nada nuevo.
X: lo sé, pero pensa esto. (podría usarlo como un proyecto antropológico… creo que me estoy volviendo loco… es mi amigo… pero… pero nada!!! Basta de balcones!!!) Cada sentimiento se puede analizar particularmente, o de diferentes modos. Se dice que el tiempo que uno disfruta, los momentos de felicidad, son cortos. O sea: lo lindo pasa volando. Y es hasta lógico, porque disfrutar… o la felicidad, es lo que todos buscamos, consciente o inconscientemente. Por qué habría de pasar lento? Además los momentos lindos contrastan con los momentos malos, y eso es lo que le da valor, si hubiese miles de momentos lindos y menos malos, no sentiríamos esa sensación de felicidad tan arrolladora… cuando la experimentamos.
A: si… pero los momentos feos?
X: justamente, sirven para darle valor a los lindos.
A: y los sentimientos de desesperación?
X: son los que te sirven para sentir más profundamente la paz, cuando te la cruzas (ahora que lo pienso esto sería economía, precio, moneda, devaluación…………….plusvalía?)
A: de todas formas no me decís como dominarlos…
X: no te lo digo porque no lo sé, lo intente mil veces, pero forzar algo que es más libre que la libertad misma no sirve para nada. Los sentimientos son anarquistas, hacen lo que quieren, y eso es lo que corresponde. Cuando un chico quiere llorar, podes persuadirlo, putearlo, tratar de calmarlo, hacerle cosquillas, pero cuando ves que la lagrima asoma, el resultado es inevitable, y lo mejor de todo, es que no está mal que llore, sino todo lo contrario, porque se está desahogando.
A: como un desahogo del alma serian los sentimientos?
X: para alguien que cree en las almas… digamos que sí. Yo aprendí, o entendí, que no sirve intentar controlarlos, ni apaciguar, ni retener. Todo lo contrario, cuando están, que salgan! Que hagan de las suyas, y aprovecharlos todo lo que pueda “sean buenos o malos” (mmm … maldito balcón, sal de mi menteeee)
A: pensaste en un balcón…?
X: (mierda… tengo que ser más cuidadoso, le está saliendo)
A: porque cuidadoso?
X: (finalizar sesión: si) nada nada… así que esa es mi visión.
A: puede que tengas razón.
X: en verdad…. Vos me conoces, digamos que no encastro en la teoría del vaso medio lleno o del vaso medio vacío, sino que antes de eso le haría quilombo a la envasadora de Villa del Sur, pero … ponele… el mundo es un escenario, la felicidad es un premio, las condiciones (la mayoría de las veces) son adversas, y son como estímulos que generan dinamismo y movimiento para cortar con lo estático. Muchas veces eso nos puede hacer sufrir y por eso los sentimientos felices son escasos (dios, si, es economía)….
A: entonces…
X: entonces, creo que para ganarle a los sentimientos feos, la única forma, es convertirse en masoquista y dar vuelta la tortilla. Si aprendes a que te guste el dolor, entonces… nada te podría detener.
A: mierda… puede ser….
X: así lo veo yo, pero sabes que soy un caso particular, que se yo, a veces habrá que ser estoico en la vida… y soportar.
A: che, y que era lo del balcón? Leí bien tu pensamiento?
X: no… estaba pensando en que Carrio es … una …buena …. Opción….(¿?¿?¿?¿)
A: ah…. Tendre que pulir este nuevo don…
X: (tengo que controlar mis pensamientos… )
A: no era que no se podían controlar?
X: los pensamientos! No los sentimientos…
A: te agarre…!
X: (es verdad) …touche! Igual… me quede pensando…
A: en que..?
X: si los sentimientos lindos… o los momentos… son más escasos que los feos…
A: si…?
X: que clara que la tienen los masoquistas…

2 comentarios:

Jimena dijo...

parece un diálogo entre tu consciente y tu inconsciente.
(si, estoy hiper limada)

Carolina dijo...

jajajaaj schnabel me matas! es verdad lo q dice jime son tus dos vos charlando!
segui escribiendo q los dialogos estab buenisimos!