Simplemente diálogos, que van tomando forma (de alguna forma) y terminan donde tienen que llegar. Diálogos con vida propia, que a veces corren, a veces se detienen a pensar, y a veces disparan balas y verdades. Radiografía de un mundo igual, pero visto de distinta manera.

viernes, 7 de mayo de 2010

Introducción, ambientación y dialogo de miradas en colectivo

(Como lo prometido es deuda... y aunque no creo en la democracia, el tema ha sido elegido rotundamente por una mayoría que aplastó sin piedad a los otros temas, así que con Uds. el dialogo violento y ganador. Se abre nueva encuesta para próximo tema, por favor voten y muchas gracias por haber participado)


X espera hace 15 minutos el colectivo. Ya se fumo dos cigarrillos. Hace frio. La gente se acumula en la parada. Empiezan los murmullos de: “no puede ser… siempre tarde”, o “esta vez me echan del laburo, y por este bondi de mierda”. X, desde su cinismo sonríe, sabe que siempre pasará lo mismo, día tras día, año tras año; es el modus operandi de esa línea.
Al fin, el colectivo llega, todos suben, se aglutinan dentro, se desesperan por encontrar un lugar para sentarse. X saca boleto y ocupa un asiento individual. Lentamente todos los pasajeros se ordenan, cada uno responde a un espacio determinado.
X viaja colgado en sus pensamientos, escuchando música, no tiene nada para leer, tampoco apuro. Está resignado a que los tiempos de su destino los maneje el chofer y las circunstancias. Sabe como es el juego, y por más que se desespere sabe que no va a llegar más temprano. Se deja llevar por el envión. De repente, nota algo diferente que desafía la rutina por un instante. Siente una mirada fija a un par de metros.
Una chica (le pondremos M) lo ve fijo. Él, curioso, gira su cabeza y le devuelve la mirada. La chica, al sentir el contacto visual de X, mira hacia otro lado, como quien no quiere la cosa. Y el juego comienza.


Dialogo de miradas (aunque parezca imposible, todas las palabras serán dichas por los ojos, a la distancia)

Ojos de X: Hey, me estabas mirando? ….. Si, vos?
Ojos de M: (lentamente vuelve a mirar, pispeando nomas) Hola…
Ojos de X: Hola…
Ojos de M: (tímida) como estas?
Ojos de X: (también un poco tímidos) jaja…. Bien vos?
Ojos de M: Bien …(vuelve a darse vuelta)

El colectivo agarra la avenida, mucha gente baja, pero aún más gente sube. En el intermezzo del ritual, M vuelve a pispear hacia atrás, donde está sentado X.

Ojos de M: Cuanta gente que viaja no?
Ojos de X: La verdad que si … viajar en este bondi es siempre así.
Ojos de M: Yo hace mucho que no viajaba en este, hoy de casualidad nomás. (se hace la distraída y mira por la ventana)

X saca su celular y hace que lee un mensaje inexistente para no sentirse menos.
M vuelve a ver a X, pero “ve” que está ocupado.


Ojos de M: chsss chsss!....

X no escucha el llamado de la mirada de M.
M se resigna un rato, y mira hacia adelante. Se encuentra con los ojos de X en el espejo de adelante del colectivo.
Un hombre (T) se sienta al lado de M. Esto dificulta al ir y venir de miradas entre M y X, por que el cuerpo de T se interpone entre el campo visual. X busca con la mirada a M, pero choca contra media espalda de T. M hace un gesto/excusa, se despereza y encuentra un espacio para hablarle a X.


Ojos de M: se me complica así, hablemos por el espejo.
Ojos de X: Ok.

Ya desde el espejo…

Ojos de M: mucho mejor!
Ojos de X: la verdad que si, pero estas muy lejos, tal vez la información viaje con delay…
Ojos de M (+sonrisa): jajaja
Ojos de X: así que no viajas siempre por acá?
Ojos de M: no … vivo más lejos, hoy es una excepción.
Ojos de X: mira vos…
Ojos de M: es más, en unas paradas me bajo, a vos te falta mucho?
Ojos de X: y … tengo para un rato más …

X ve que un pasajero deja un asiento libre más adelante, rápidamente lo ocupa. La comunicación se vuelve más directa y fluida.

Ojos de X: mejor así!
Ojos de M: pensé que te ibas a bajar sin saludar.
Ojos de X: no, es que se me complicaba un poco charlar desde el fondo.
Ojos de M: jajajaj

Al ratito se dan cuenta de que otros interlocutores se meten en la charla con sus miradas, uno es T que está al lado de M.

Ojos de T: hola morocha… como estas?
Ojos de X: banca loco, no ves que está hablando conmigo?
Ojos de T: para amigo, que este espejo es de todos, libertad de expresión.
Ojos de X (mirando mal): que libertad de expresión y que nada?
Ojos de M: banquen chicos no se peleen!
Ojos de T: venís siempre por acá?
Ojos de M: porque no me lo preguntas directamente? Me tenes al lado…
Ojos de T: es que me da vergüenza…
Ojos de M: entonces jodete, si no te animas…, estoy hablando con los ojos de X.

T baja la mirada, avergonzado, perdió la contienda.

Ojos de X (más sonrisa): bien hecho! Ahora quedamos los dos nomas. En qué estábamos?
Ojos de M: en que …. Uyyyy… mi parada, me tengo que bajar ya!
Ojos de X: ya?? Pero … pero…
Ojos de M: disculpa…
Ojos de X: pero decime algo… nos volveremos a ver…?

M se levanta apurada, T la mira un poco triste, y hasta pidiéndole perdón, M le devuelve la mirada diciéndole “no pasa nada” y le regala una sonrisa. T, más aliviado con su alma, la deja pasar y también sonríe. En el camino a la puerta, se acerca a X. Toca el timbre. El colectivero frena, le abre la puerta. M le dedica la última mirada a X y le dice.

M: Quien sabe, espero que sí.








1 comentario:

luliin dijo...

Me sacaste una sonrisa schna.. Estas cosas pasan con emes, pes, equis..Los ponés en lindas palabras..no me di cuenta que llegué al final!

Gracias.